Las preguntas para hacer

Antes de comenzar a conocer posibles socios, dedique un tiempo a definir sus fortalezas, activos y objetivos. Prepare una lista de preguntas, investigue a sus candidatos y asegúrese de hacer lo siguiente:

Identifique las áreas en las que necesita ayuda: por ejemplo, es posible que nunca tenga tiempo para el marketing o no tenga los conocimientos técnicos suficientes. Idealmente, desea un socio con habilidades que no tiene.
Determina lo que tienes para ofrecer: este es tu argumento de venta, lo que traes a la fiesta. Haga una lista de sus activos y fortalezas (por ejemplo, servicio al cliente, marketing y diseño).
Defina su candidato ideal: no se trata solo de a quién le “gusta”. Defina cuál será el papel de la persona y sus expectativas sobre ella.
Discuta los objetivos comerciales: asegúrese de ponerse de acuerdo sobre el futuro del negocio. ¿Quieres crear un negocio de estilo de vida o venderlo en unos años?
Sea franco acerca de las finanzas: si se está fusionando con otra empresa, pida ver sus finanzas y esté preparado para compartir las suyas. Al igual que en un matrimonio, asegúrese de saber exactamente en qué se está metiendo y qué aporta cada persona a la sociedad.
Cómo y dónde encontrar un socio comercial

¿Estás listo para formar un equipo pero no sabes por dónde empezar? Aqui hay algunas ideas:

Realice una investigación inicial en las redes sociales: una plataforma como LinkedIn es una excelente fuente de información profesional gratuita donde puede buscar por industria o verificar la experiencia laboral de un socio potencial.
Elija un amigo o familiar: muchos emprendedores eligen formar equipo con familiares o amigos. Después de todo, se conocen y confían el uno en el otro.
Trabaja en tu red personal: las presentaciones personales conllevan un cierto nivel de confianza, así que haz correr la voz con familiares, amigos y conocidos de que estás buscando pareja. El boca a boca se puede difundir rápidamente. Disfrutará de la tranquilidad de que está recibiendo una recomendación personal.
Asóciese con un antiguo colega: póngase en contacto con colegas con los que trabajó en el pasado con los que sintió una conexión. Si recuerda a alguien con buenas habilidades organizativas o de gestión, búsquelo.
Acude a tus redes académicas: nunca se sabe: un antiguo amigo de la universidad o un compañero de clase podría ser ahora el administrador financiero perfecto que necesitas. Asiste a reuniones u otros eventos.
Organizaciones profesionales y de la industria: busque socios comerciales potenciales en reuniones de asociaciones profesionales o específicas de la industria.
Asista a eventos de networking en su área: estos suelen tener sesiones de encuentro para los delegados.
Pregúntale a un mentor: si tienes un mentor, pide presentaciones. Un mentor experimentado puede tener una red más amplia y, como lo conoce bien, hará una recomendación bien informada.
Piense en un competidor: combine fuerzas con un competidor y ambos estarán en una posición más fuerte.
Tómate tu tiempo: los negocios son para toda la vida

¡Nunca sienta la presión de apresurarse a hacer algo, incluso si se siente halagado, nervioso porque un competidor se lleva su negocio o simplemente cansado! El socio adecuado puede ayudarlo a construir un gran negocio, pero asegúrese de elegir a alguien con valores compartidos; alguien que tiene pasión por las cargas de cubo.