Cualquiera que haya comprado algo de tecnología de marca en la última década sabe lo hermosa que es la experiencia de desempaquetar el producto, no solo es un proceso emocionante, sino que existe un aura de intriga que hace que el producto sea algo mejor. El embalaje es una estrategia de marketing integral para dar glamour a un producto a fin de atraer la atención del consumidor, muchos consumidores juzgarán un producto por su embalaje antes de comprarlo, por lo que crear una papelería atractiva y atractiva generará intriga por primera vez a los compradores es por eso que es crucial y siempre debemos tomar en cuenta la importancia del packaging para mercadear un producto.

El embalaje es literalmente la identidad del producto, un caso clásico de todos los tiempos es la botella de Coca Cola. En él, Coca-Cola muestra un logotipo reconocible al instante y una forma distintiva, que impulsó el producto a la fama mundial. En muchos casos, como con el coque, el empaque es tan importante que cuesta más que el producto en sí. Según Marty Neumeier en su libro The Brand Gap, “Un paquete minorista es la última y la mejor oportunidad para hacer una venta”. Dado que no todas las marcas son productos y no todos los productos se venden al por menor, la verdad es que el diseño del producto y el paquete son vital cuando se trata de imagen de marca. Tenga en cuenta que más de la mitad de las compras se basan en emociones, especialmente cuando un cliente no está seguro y debe elegir entre dos marcas de productos. No es sorprendente que las empresas que dominan el arte de la estética estén en la cima de su juego (Apple, Bang & Olufsen, Nike, IKEA, Nokia o Cassina), el diseño es lo que los define y les da su ventaja competitiva.

¿Qué sucede exactamente cuando nos encontramos frente a un pasillo con decenas de cientos de productos simplemente mirándonos? Comenzamos a comparar, recordar y asociar. Tenga en cuenta que el cerebro es propenso a clasificar todo lo que nos rodea: es la única forma en que podemos organizar todo lo que vemos, oímos, sentimos o sabemos. Llenar ese espacio o abrir en esa categoría mental es crucial, es a lo que los especialistas en marketing nos referimos en nuestra jerga como “Top of Mind”. Ya sea que asociemos el producto con su anuncio, con un amigo que sabemos que lo usa, o con el color y el diseño del empaque, esos elementos significan en nuestra mente: elegante, simple, pegajoso, apropiado, el diseño del producto implica forma y función y para muchos, implica el comienzo de la experiencia de la marca con el cliente. En algunos casos, desencadena la base para la lealtad del cliente, incluso las bolsas de compras o las cajas de cartón hablan con nuestros clientes e influyen en la percepción de la marca.

El siguiente resumen toca los puntos más importantes a tener en cuenta cuando una agencia marca el empaque de su empresa:

Función
El propósito del empaque del producto es proteger el producto de daños. El embalaje del producto no solo protege el producto durante el tránsito del fabricante al minorista, sino que también evita daños mientras el producto se encuentra en los estantes de las tiendas. La mayoría de los productos tienen alguna forma de empaque. Por ejemplo, las sopas deben tener un contenedor y un paquete, mientras que las manzanas pueden tener un embalaje para el transporte, pero no para vender el producto en el departamento de productos de la tienda de comestibles local.

Enganche
La forma en que se empaqueta un producto puede ser lo que atrae al consumidor a mirar el producto tal como está en los estantes de las tiendas. Por esta razón, muchas compañías realizan una extensa investigación sobre esquemas de color, diseños y tipos de empaques de productos que son los más atractivos para su consumidor previsto.

Promoción
El embalaje también juega un papel importante para representar la información sobre el producto. El embalaje externo puede contener instrucciones sobre cómo usar el producto o hacer el producto.

Decisión de compra
El empaque también puede contener ingredientes e información nutricional sobre el producto. Esta información puede ayudar a vender el producto porque permite a los clientes potenciales obtener la información necesaria que necesitan para tomar una decisión de compra. La información contenida en un paquete puede impulsar al lector a comprar el producto sin tener que hablar con un empleado de la tienda.

Diferenciación
El embalaje también puede diferenciar una marca de producto de otra marca. Debido a que el empaque del producto puede contener nombres de empresas, logotipos y el esquema de colores de la empresa, ayuda a los consumidores a identificar el producto que se encuentra entre los productos de la competencia en los estantes de las tiendas.  El comprador puede identificarse con la marca de la empresa, lo que los impulsa a comprar el producto. Si el empaque del producto cambia, puede alterar la percepción de la marca de la compañía, lo que no significa que el consumidor aún no compraría el producto, pero puede retrasar la compra hasta que la persona pueda identificar el producto de acuerdo con su nuevo producto.